domingo, 16 de agosto de 2009

Homenaje


Quizás muchas personas, a lo largo de estos años, han escrito sobre la asombrosa vida del doctor Hamilton Naki, más conocido como “El cirujano clandestino”. Sin embargo, igualmente deseo ser parte de los que, de alguna manera, lo reconocen y admiran. Más allá de que ya no esté físicamente entre nosotros sigue presente, en su espíritu de lucha, de amor al prójimo y en todas las proezas que, en nombre de la ciencia y la medicina este sencillo, pero intuitivo hombre, consiguió.

El doctor Naki, era negro, de origen sudafricano, su vida estuvo rodeada de pobreza, sacrificios y necesidades. Con increíble determinación salió adelante y se forjó una profesión, la medicina. No poseía títulos oficiales que avalaran sus conocimientos, recordemos que su piel era oscura, y eso era un gran problema para la sociedad de esa época y en ese lugar del mundo. Estaban en pleno apartheid.

Fue él quien, en el año 1967, retiró del cuerpo de una donante el corazón que, con gran éxito, trasplantó en el paciente Louis Washkanky, gravemente enfermo. La primera operación de trasplante cardíaco pasó a la historia, pero todo el crédito se lo llevó otro médico, blanco, jefe del grupo, cuyo nombre era Christian Barnard. Las autoridades sanitarias no permitieron que se conozca la verdad, las leyes sudafricanas eran estrictas al respecto, la ocultaron con gran esfuerzo y complicidad de muchos colegas de Naki.

Ciudad del Cabo fue testigo de una gran deslealtad. No obstante, la “justicia divina”, a veces tarda un poco, pero siempre, absolutamente siempre, llega y se hace sentir.

Actualmente muchísimas personas conocen esta historia, pues figura en miles de sitios de internet, se hizo una película sobre el tema, todos los días alguien escribe al respecto. Hoy me tocó a mí contarla y a ustedes leerla.

¿Habrá obtenido finalmente un reconocimiento oficial el doctor Hamilton? Tal vez, pero ya poco importa, los seres humanos que tuvimos la oportunidad de conocer sobre su vida y obra, no lo olvidaremos. Nos encargaremos de que otros tomen contacto con esta historia. Es nuestro homenaje y agradecimiento, a este cirujano excepcional, a este valioso y apasionado ser humano que fue y seguirá siendo para la posteridad, el doctor HAMILTON NAKI.

19 comentarios:

Carla dijo...

No sabia de esta historia! Que increíble! y que triste que hayan ocultado todo....
Yo creo que es importante que aunque no haya sido reconocido en su momento, hoy haya quienes lo cuenten y así todos sabemos.

Clara dijo...

Carla: tarde o temprano, todo sale a la luz. Te cuento Carla que, buscando una foto para subirla al post, encontré que en la mayoría, el doctor Naki aparecía sonriendo. Se ve que disfrutaba de lo que hacía. Era un hombre feliz, a pesar de las injusticias que siempre soportó. Un ejemplo a seguir.
Cariños.

Mariela Torres dijo...

No conocía la historia, pero me alegro de saberla ahora.

Besos.

Clara dijo...

Mariela: ¡qué bueno! Me da mucha satisfacción difundir estos hechos, lo siento como un pequeño aporte, muy pequeño, pero no insignificante.
Saludos, amiga.

Abi E. dijo...

Si no fuera porque es pronto, ya me podria ir a la cama, como dice el refrán: no te acostarás sin saber una cosa más.

No conocia esta historia, es la priemra vez que oigo hablar de ella.

Un beso

Clara dijo...

Abi: sabes una cosa, estimado Abi, estoy más que feliz, pues me doy cuenta que muchas personas que no conocían esta historia, ahora sí lo han hecho.
Saludos.

Carlos dijo...

Lindo homenaje a Naki.
No entiendo como Barnard no le dió a su asistente en crédito que se merecía.
Aguna vez leí que Naki empezó como personal de limpieza de un hospital de Ciudad El Cabo y su curiosidad y gusto por la medicina le hizo ganarse el cargo de asistente de varios cirujanos, entre ellos Barnard.

Un abrazo querida Clara.

esteban lob dijo...

Hola Clara:

Es un caso más, de tantas injusticias que se han cometido contra la raza negra.
Por ello admiro el logro del Pdte. Obama y me asombra que en un país en que hasta hace algunos años no se podían siquiera casar un blanco y una negra en determinadas regiones, se haya producido tamaño vuelco.

Abrazo.

Paula y Hernán dijo...

Tampoco sabía de ésta historia!! gracias por compartirla y poner un manto de luz tanta oscuridad!!
Besos.

Clara dijo...

Carlos: hace unos años, pasaron aquí la película sobre la historia del doctor Naki. Por eso ya estaba al tanto de lo que le había pasado. Siento un profundo rechazo hacia el racismo y la discriminación... causaron y aún lo hacen, mucho dolor e injusticias entre los seres humanos. Te mandé un correo sobre la vida del "cirujano clandestino".
Abrazos, amigo Carlos.

Clara dijo...

Esteban: es cierto, menos mal que esa historia fue cambiando. Cuando asumió Obama, lloré de emoción. Pensé en Luther King, ¡¡qué gran hombre!!, los intolerantes nos privaron de todo lo valioso que tenía para dar a la humanidad. Recordé a Mandela y a todos los negros que sufrieron tanto, por nada, por el color de su piel... aún no lo entiendo.
Otro abrazo.



Paula y Hernán: les cuento que, cuando era pequeña, mi mamá me explicó el "tema de los negros", todo lo que sufrían por no tener la piel blanca. Entonces, para solidarizarme con ellos y a modo de "infantil rebeldía", me pasaba horas al sol... para que mi piel también se oscureciera.
Los quiero, chacarrones.

Norma Ruiz dijo...

hola clara:
no sabía de ésta historia , qué es real.
llena de discriminación y xenofobia-
pero el mejor reconocimiento es el que atesora el alma.
por que éste mundo humano se rige por sus propias leyes.
la vanidad e egolatría.
el doctor desde su lugar espiritual guiará a los humildes.
besos clara

Clara dijo...

Norma Ruiz: ¡hola, bienvenida!
Es muy lindo lo que dices. Gracias por compartirlo.

Isabel Estercita Lew dijo...

Hola Clara, conocía la historia de Hamilton, también vi la película hace tiempo. Gracias por traerlo nuevamente a mi memoria.

Un beso

Estercita

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

no conocia la historia, muy buena, gracias por compartirla...

Carla dijo...

Queria felicitarte por los comentarios que recibiste junto con Andres en el Taller Abierto!

Clara dijo...

Estercita: el hombre, verdaderamente, era fuera de lo común.
Otro beso.


Otra vez: en internet se puede encontrar más material sobre la vida y trayectoria de Naki, inclusive se pueden ver fotos.
De nada y, ¡¡gracias por la visita!!


Carla: ¡¡mil gracias!! Andrés se pasó con el cuento, me gustó mucho. La gente que comentó, muy amable. Ustedes forman puentes entre las personas y sus obras, es loable vuestra tarea. Se puede percibir el amor que sienten por lo que hacen, ¡¡así da gusto participar!!

Abrujandra dijo...

Clarita, acá me estoy reportando. Paso a dejarte un beso y un abrazo.

Clara dijo...

Abru: ¡era hora!, jaja. Ya estabas a punto de alcanzar el límite de inasistencias...
Besos a toda la familia.